El juzgado autoriza la demolición de un chiringuito que se encuentra en zona verde y de servidumbre

El auto del Juzgado Contencioso-Administrativo número 7 de Málaga determina que el establecimiento no es legalizable y señala que los intereses públicos en la protección del suelo deben prevalecer sobre los intereses de la propiedad del chiringuito.

El El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 7 de Málaga ha dictado un auto en el que da la razón al Ayuntamiento para proceder a demoler un chiringuito, ubicado en la zona de Costalita, que según reconoce el auto, carece de licencia, se ubica en zona verde pública e invade la zona de servidumbre de tránsito establecida por la Demarcación de Costas.

El auto señala además que “no es legalizable, siendo nítido que los intereses públicos en la protección del suelo deben prevalecer sobre los intereses particulares” de la propiedad del chiringuito. Se da la circunstancia de que ésta había pedido la suspensión del procedimiento de derribo; si bien, el escrito del Juzgado refiere que procede denegar esta solicitud porque de lo contrario “se prolongaría durante años su disfrute y aprovechamiento particular del terreno”.

El Consistorio incoó en noviembre de 2013 un procedimiento de restablecimiento del orden jurídico perturbado por la construcción del chiringuito de playa al entender que podría estar incurriendo en un presunto delito contra la ordenación del territorio, ya que el inmueble carecía de licencia municipal, no disponía de permiso de ocupación de las parcelas y, por tanto, tampoco abonaba canon económico. Asimismo, se dio conocimiento del citado procedimiento a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

En este sentido, el auto señala que la empresa responsable del chiringuito “era puntualmente conocedora de la orden de demolición que pesa sobre la edificación desde 2014”.